Médicos Sin Fronteras

Médicos Sin Fronteras

El Hospital Nacional Simão Mendes de Guinea-Bisáu: un nuevo proyecto para luchar contra la mortalidad infantil

Guinea-Bisáu ha atravesado, desde su independencia en el 1973, numerosos episodios sociopolíticos que, desgraciadamente, han afectado a su casi millón y medio de habitantes, quienes viven en un país que ocupa el puesto 178 de 188 del ranking mundial establecido por el Índice de Desarrollo Humano. La población de este Estado africano debe sobrevivir con menos de un dólar al día en un lugar donde las instituciones públicas son prácticamente inexistentes.

Entre los habitantes de Guinea-Bisáu, los niños son los más desprotegidos. Los índices de mortalidad infantil y neonatal son extremadamente altos y, entre las causas más comunes, se encuentran la malaria y las enfermedades respiratorias, afecciones que podrían prevenirse y curarse con la atención médica adecuada.

Por este motivo, Médicos Sin Fronteras trabaja en el proyecto Hospital Nacional Simão Mendes en Guinea-Bisáu, cuyo objetivo principal es reducir la mortalidad infantil gracias a la atención sanitaria en el centro médico de referencia del país. Así, gracias a este proyecto, no solo se podrán reducir los indicadores de mortalidad, sino que también se podrá formar al personal médico del país con el fin de garantizar que cuenta con los conocimientos necesarios para combatir las enfermedades que amenazan a los más pequeños de la zona.

Más información